Registro de aeronaves

Con la promulgación en el 2010 de la Ley de Registro de Aeronaves (Aircraft Registration Act), Malta ha reforzado su posición y formalizado su compromiso continuo para convertirse en una base de éxito para las operaciones de aviación. Esta ley y su adhesión a la Convención de Ciudad del Cabo están destinados a allanarle el camino a Malta y convertirla en una jurisdicción particularmente atractiva para el registro de aeronaves. Esto se complementa con la posición geográfica de Malta, su ingreso en la UE y en la eurozona y sus tasas de licencias particularmente competitivas. Todos estos elementos, combinados con una serie de incentivos fiscales muy atractivos aplicables a los motores aeronáuticos, a los operadores aeronáuticos y a los inversionistas extranjeros, hacen que Malta sea una opción muy viable y ventajosa para establecer empresas en el sector aeronáutico.

¿Por qué Malta?

El registro de aeronaves bajo la bandera de Malta proporciona:

  • Un Registro de Matrícula de Aeronaves accesible, que establece una clara distinción entre el uso comercial y el privado de las aeronaves con el objetivo de atraer a las líneas aéreas internacionales y a otras compañías del sector, así como a aviones privados;

  • Amplias e innovadoras posibilidades para el registro de aeronaves, entre las cuales, la opción de registrar los aviones que todavía estén en construcción, siempre que éstos sean unívocamente identificables;

  • El reconocimiento y la regulación de los fideicomisos y la propiedad fraccional de acuerdo a la legislación maltesa;

  • La garantía efectiva de los intereses de los prestamistas y financiadores;

  • La ratificación por parte de Malta del Convenio de Ciudad del Cabo, que de por sí presenta ventajas considerables y proporciona una base sólida para progresos futuros, así como compromisos e inversiones a realizar en la industria de la aviación;

  • Incentivos fiscales relativos al arrendamiento de aeronaves, a la depreciación de los aviones y bajo forma de una exención que deriva de beneficios complementarios;

  • Exención del impuesto al valor añadido para los arrendadores y operadores de aeronaves;

  • Un sistema de imputación fiscal completo que garantiza a los accionistas poder reclamar, al momento de la distribución de dividendos, un reembolso de 6/7 del impuesto sobre la renta pagado por la empresa;

  • Una extensa red de tratados sobre la doble imposición y otras leyes en materia, con el fin de evitar el gravamen por doble imposición.

Registro e idoneidad

Para garantizar la accesibilidad al registro de aeronaves al mayor número de propietarios y operadores, la legislación maltesa se esfuerza por limitar los requisitos formales y de nacionalidad, pero asegurando, al mismo tiempo, que el registro no sea accesible a cualquiera. Con este fin, las personas calificadas para registrar aeronaves son:

  • Los ciudadanos de los Estados miembros de la UE, de un Estado miembro del EEE o de Suiza. Dichos individuos deben tener su lugar de residencia o llevar a cabo su actividad principal en uno de los lugares antes mencionados;

  • Una compañía u otra empresa constituida y existente en base a la legislación de Malta, de un país miembro de la UE, del EEE o de Suiza. El domicilio social, la administración central y el centro de actividad principal de dicha empresa también deben estar en una de estas jurisdicciones.

Una persona juzgada no idónea conformemente a las opciones antes mencionadas, pero ciudadano de, o, en alternativa, una sociedad o empresa establecida en una de las jurisdicciones aprobadas es, sin embargo, idónea para registrar una aeronave en construcción o una aeronave no utilizada para proveer servicios aéreos.

Registro internacional

La legislación maltesa también regula la situación y los efectos de los solicitantes de registro internacionales. Estas disposiciones se aplican únicamente a los solicitantes de registro que no se dedican a la prestación de servicios aéreos. Los solicitantes de registro internacionales deben poder disponer en todo momento de un agente residente que tenga su residencia habitual en Malta.

En nombre del solicitante de registro internacional, el agente residente deberá:

  • actuar como canal de comunicación entre el solicitante de registro internacional y las autoridades competentes de Malta, es decir, el Director General de Aviación;

  • firmar y presentar ante el Director General de Aviación todas las declaraciones y los formularios como se estipula en la legislación de Malta;

  • actuar como representante del solicitante de registro internacional en los procesos judiciales en Malta.

Fideicomisos y propiedad fraccional

La Ley de Matrícula de Aeronaves (Aircraft Legislation Act) también ha introducido la noción de propiedad a través de fideicomisarios y de propiedad fraccional. Esto ha sido muy bien aceptado en vista de las tendencias modernas sobre la propiedad de las aeronaves. Estas opciones se pueden adoptar con el fin de regular los derechos de propiedad o uso de una pluralidad de personas en relación con una aeronave. De este modo, en la escritura de fideicomiso se actuarán las disposiciones para la reglamentación y coordinación de los derechos e intereses de los beneficiarios, útiles a varios acuerdos y en consonancia con los deseos y los requisitos de los individuos involucrados.

La existencia de un fideicomisario permite que el acuerdo opere de manera racional permitiendo, al mismo tiempo, hacer valer los derechos de los beneficiarios contra el administrador fideicomisario en caso de incumplimiento y, por lo tanto, protegiendo a los beneficiarios mismos.

Seguridad de los intereses de los acreedores

En base a la legislación maltesa, las hipotecas se utilizan como una forma de seguridad para los intereses de los acreedores: la aeronave puede ser considerada garantía del préstamo o deuda. Además, una hipoteca puede ser legalmente ejecutada y registrada a favor de un administrador fideicomisario de garantía y, en cuanto tal, éste será autorizado a ejercer todos los derechos en relación con la hipoteca.

El papel de un fideicomisario de garantía, en particular en el sector de la aviación, es fundamental debido a los costes involucrados en la financiación de aviones. En caso de que un grupo de financiadores pueda nombrar a uno de ellos como fideicomisario de garantía, la legislación maltesa permite hoy agilizar los trámites relativos a la gestión de la apertura del crédito.

El Convenio de Ciudad del Cabo

La ratificación por parte de Malta del Convenio de Ciudad del Cabo tiene por objeto facilitar el proceso de adquisición y financiación de aviones. Algunos de los objetivos del Convenio son:

  • La creación de “intereses internacionales” ligados a las aeronaves, en relación con los derechos reconocidos a nivel internacional competentes a los propietarios, arrendadores, arrendatarios y financieros de las aeronaves;

  • El establecimiento de un Registro Internacional electrónico, totalmente accesible en línea, cuyo objetivo es, entre otros, notificar a terceros dichos intereses internacionales;

  • Dar la posibilidad a los acreedores de servirse de una serie de recursos finalizados a hacer valer sus derechos o intereses sobre la aeronave, incluyendo las opciones que agilizan lo más posible la toma de medidas provisionales aun sin necesidad de intervención judicial;

  • La garantía de que los requisitos específicos del sector de la financiación de aviones se cumplan a nivel general, concediendo la máxima confianza a los financieros y a los acreedores dedicados a garantizar el crédito en el mercado de la aviación.

Incentivos fiscales

La legislación maltesa ofrece incentivos fiscales para la industria de la aviación, lo que resulta, por lo tanto, particularmente interesante y ventajoso para los operadores de aeronaves.

Arrendamiento de aeronaves

En Malta los ingresos derivados de la propiedad, arrendamiento o utilizo de aeronaves o motores de aeronave están exentos de impuestos, ya que se considera que éstos se generan fuera de Malta para fines del impuesto sobre la renta maltés, sin importar:

  • El país de registro de la aeronave o motor;

  • Si la aeronave hace escala en Malta u opera desde Malta.

Depreciación de los aviones

La legislación maltesa prevé ventajas para los periodos de depreciación causados por el desgaste de las aeronaves y sus equipos. Gracias a la abreviación de los periodos de depreciación, Malta se ha vuelto cada vez más competitiva también en este sector. Las enmiendas reducen el periodo mínimo de desgaste de la aeronave, dando ventajas desde el punto de vista del impuesto sobre la renta. La depreciación de los aviones y sus componentes puede variar entre el periodo mínimo de años señalado a continuación:

  • Fuselaje de la aeronave – 6 años;

  • Motor – 6 años;

  • Revisión del motor o de la aeronave – 6 años;

  • Interiores y otras partes – 4 años.

Exención de beneficios complementarios

La legislación maltesa prevé, además, una exención de los beneficios complementarios aplicable a los no residentes y a ciertas entidades cuyas actividades comerciales incluyen la propiedad, el arrendamiento, o el utilizo de una o más aeronaves o motores aeronáuticos utilizados o empleados en el transporte internacional de pasajeros o mercancías.

Further information may be obtained from one of our leading experts by contacting us below:

Your Name (required)

Your Email (required)

Subject

Your Message

 Yes, I would like to receive EMD's newsletter with information regarding legal developments and new services.

To help us fight spam, please enter the verification code below:
captcha